sábado, 13 de septiembre de 2014

UN JABÓN NEGRO QUE DA ESPUMA BLANCA

Así es como se publicitó el jabón Magno cuando salió por primera vez al mercado: “Un jabón negro que da espuma blanca”.

Pero ¿por qué Magno es un jabón negro? Estamos acostumbrados a ver jabones blancos, verdes (Henno de Pravia), pero es llamativo un jabón negro.

Lo que hizo Magno fue convertir totalmente una debilidad en una fortaleza, convirtió su talón de Aquiles en un foco llamativo y característico de este jabón.

Voy a aprovechar el tema del jabón negro que da espuma blanca para poder hablar de conservantes, perfumes y colorantes.

En el sector cosmético tanto los conservantes como los colorantes y perfumes tienen muy mala prensa. Nadie sabemos el porqué. Sólo sabemos que un día en un anuncio de la tele se empezó a publicitar algo “sin conservantes ni colorantes”, eso empezó a tener buen tirón y se subieron al carro todo tipo de sectores y artículos de consumo. El usuario de a pie empezó a asociar el eslogan “sin conservantes, ni colorantes” a algo bueno, empezó a tener una asociación de ideas que se explica muy bien en el libro de 1984 de Orwell. El consumidor hizo la asimilación “sin conservantes ni colorantes = bueno”  “con conservantes y colorantes = malo”. Entonces todo el mundo nos pusimos a hablar del eslogan “sin conservantes ni colorantes”, en la peluquería, en la pescadería, en reuniones de amigos… “Pues esto va a ser por los conservantes y colorantes”.

Luego empezó una deformación total de la realidad, “Este tomate frito de la abuela no tiene conservantes ni colorantes”.  Pues sólo faltaría, el tomate de por sí, se conserva. Además el tomate presenta un medio hostil, es ácido, lo cual hace que muchos microoganismos se les dificulte su crecimiento, pero a otros se los facilita. ¿No os habéis dado cuenta que los tomates y las naranjas son propensos a tener moho? El moho se encuentra tan agustito en medios ácidos. Y el tomate tiene sus propios colorantes, por eso es rojo.


Lo curioso de esto es que los antioxidantes se asocian a algo bueno y los conservantes a algo malo. Los conservantes son totalmente necesarios en cosmética para preservar nuestra crema. Si a nuestra crema no le ponemos conservante, es pasto de cultivo de todo tipo de microorganismos porque las fases acuosas se contaminan. A veces, incluso se ponen conservantes para evitar la proliferación de microorganismos en cosméticos que tienen materias primas de estas “super naturales”, pero que vienen muy contaminadas, como es el caso de los talcos para hacer sombras de ojos y coloretes.

Pero, ¿es un colorante necesario? La respuesta es un rotundo depende. Depende de si lo quieres ver desde un punto de vista técncio o si lo quieres ver desde un punto de vista del usuario.

¿Es necesario perfumar un cosmético? Pues desde el punto de vista del usuario, lo que espera es encontrar una crema de melocotón, que huela a melocotón, una crema de cacao, que huela a cacao. La manteca de cacao, o el aceite de cacao que se usa para formular cremas, huele a todo menos a cacao. Ergo, necesitamos un olor que evoque al consumidor, que está usando una crema de cacao, ya que en el marketing hemos resaltado esa virtud.

¿Son necesarios los colorantes? Pues si vendes una crema de vitamina C, esperas que sea naranja y que huela a cítrico.


Y de un jabón lo que esperas es una estabilidad, que sea igual desde que lo sacas de la cajita hasta que lo acabas de consumir. Y eso, no le pasaba al jabón Magno. Su característico olor implica que en su composición lleva una cosa llamada aldehido. Pues bien, los aldehidos con el paso del tiempo lo que hacían esa oscurecerse. ¿te imaginas un jabón que te lo compras blanco y lo devuelves porque le tienes a lunares marrones?

Desde luego el prestigio y el desastre de esa marca sería épico, se contaría en los libros de Economía.
¿Cómo hacer percibir al usuario que su jabón está perfectamente, que no se ha estropeado? Simplemente haciendo que el usuario no perciba esos “topos marrones”. Se coloca un colorante que sea más oscuro que los manchurrones.

Supongo, que para una sociedad acostumbrada a ver jabones blancos, sería totalmente impactante ver uno de color negro. El marketing lo supo hacer muy bien convirtiendo a esa total debilidad en un posicionamiento en el mercado exclusivo, ya que eran el único jabón negro, que da espuma blanca.

(Dedicado a Mj Torres, que le interesa muchísimo porqué un jabón negro da espuma blanca ;))

9 comentarios:

  1. Me ha parecido super interesante.
    No sabía yo eso del jabón Magno, pero, como acción de marketing, es redonda.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Miss Potingues.
      Gracias por leer mi blog

      Eliminar
  2. Qué buen post!!! me sumé como lectora hace muy poco, por lo que tengo que decirte que AMO este tipo de blogs (como Cosméticos al desnudo, y el Blog de la piel sana). Gracias por compartir tu sabiduría con nosotros!! =D besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Beautyholic Rosarina.

      ¿Sabes que en el blog de la piel sana hay artículos míos? He colaborado con ese blog como autora freelance. En un blog en el que lo único que me piden es que documente mis artículos, pero puedo hablar de cualquier cosa con total libertad. Eso sí, el tono más de chascarrillo que puedo usar en este blog, en el otro no.

      Gracias por leer mi blog

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
  3. Muchas gracias por la interesante leccion y sobre todo por la dedicatoria.

    ResponderEliminar
  4. Que interesante...me ha encantado la historia.
    Un besote!

    ResponderEliminar